>
quinn

Save

Save

Save

LEALA: La Escuela Argentina de Los Angeles

Escuela Argentina

Hacía tiempo que había escuchado de LEALA, pero sin niños en edad escolar, no había investigado de qué se trataba. En mi mente era una mezcla de proyecto de escuelita donde se hablaría en castellano, con un grupo de niños argentinos o hijos de argentinos asistiendo y creando lazos con nuestro país...

Grande fue mi sorpresa cuando, dispuesta a hacer esta nota, me encontré con una organización increíble, alumnos y padres valorando las oportunidades que la escuela les brinda, y un grupo humano con un mismo objetivo y trabajando con un esmero casi desmedido.
Mi primer contacto fue el Ing. Edmundo Fernández, quien es el director de la comisión, y el alma matter de la escuela hoy. Él me recibió con ese orgullo con el que los padres muestran los logros de sus hijos.  Era el segundo sábado de clases del presente año escolar, y fue emocionante ver como todo el personal estaba esperando la visita de El Suplemento, ansiosos por mostrar con orgullo lo que hacen con pasión.
Fue así como me enteré que La Escuela Argentina de Los Angeles es una de las únicas cinco escuelas en el mundo que están en territorio extranjero reconocidas por el Ministerio de Educación de la República Argentina, y que otorga títulos académicos reconocidos a través de la firma de Convenios de Reconocimiento de Títulos en la mayoría de los países de América Latina y en España. Dos de las escuelas funcionan en Estados Unidos, (New York y Washington), una en París, Francia, y otra en Zurich, Suiza.  

La Escuela Argentina de Los Angeles es una de las únicas cinco escuelas en el mundo que están en territorio extranjero reconocidas por el Ministerio de Educación de la República Argentina

La vocación por enseñar
El Ministerio define a este puñado de escuelas argentinas en el exterior por su finalidad de “proporcionar enseñanza complementaria limitada al idioma castellano, literatura argentina, ciencias sociales (sus contenidos focalizan la historia, la geografía y la formación ética ciudadana), con vistas a brindar un conocimiento de nuestra lengua y de nuestra realidad histórica, geográfica y social”. Es así que  por Resolución Ministerial N° 184/06, el Ministerio de Educación de la Nación reconoce la Validez Nacional de los estudios cursados en establecimientos creados en el extranjero de los Niveles de Enseñanza Primaria y Secundaria.  
La modalidad en estas escuelas es semanal, usualmente cinco horas de clase, todos los sábados. La enseñanza es profunda, crítica, analítica y sistemática, y con esa metodología se logra cumplir con todo el programa escolar argentino, con solo una clase semanal. El ritmo de trabajo es intenso, enfocado, con una concentración tanto de alumnos como de maestros que se ve a simple vista. Sumamente profesional. Y es así que se hace imposible no entrar en comparaciones. Aquí no existen huelgas, paros, ni piquetes. Pero aquí también, como en nuestra Argentina, los docentes viven con pasión su vocación, porque si de algo estamos seguros, es que la docencia se lleva en la sangre.   
LEALA se inauguró en 1983, a través de un proyecto propulsado por el entonces Cónsul General Argentino Don Justino Riobo y un grupo de argentinos residentes en Los Angeles, entre ellos la Sra. Elba Bonini, quien, contando con los títulos que la habilitaban como docente tanto en Estados Unidos como en Argentina, fue nombrada Directora. Cuatro años más tarde, en 1987, fue reconocida por el Ministerio de Educación de la República Argentina.  La escuela es una organización sin fines de lucro, que funcionó durante sus primeros tres años en San Marino. Luego se trasladó, por invitación de las autoridades de la Universidad del Sur de California (USC) a sus instalaciones, donde funcionó por 20 años. De allí  pasó a su actual locación, donde ocupa las modernas y bien equipadas instalaciones de la John Tracy Clinic, que opera durante la semana en la educación de niños con problemas auditivos. En la actualidad la escuela cuenta con un plantel de 20 personas, la mayoría maestros y asistentes, y unos 180 alumnos entre kinder, primaria y secundaria. Existe una comisión de Padres que se ocupa del Year Book, de colectar fondos para los premios y de la producción y venta de un buzo que es aceptado como parte del uniforme.

Una escuela amplia y abierta a la comunidad
En medio de una especie de visita guiada, donde cada maestra me muestra con orgullo su clase, y donde los alumnos lucen no sin cierta vanidad el escudo argentino en sus pechos,  su rectora, la señora Isabel Palare, me provee de toda la información inherente al programa educativo de la escuela: “Nosotros somos una escuela argentina con un programa de Argentina, y nos regimos por el Ministerio de Educación de Argentina, que es nuestra médula. A partir del programa del Ministerio, lo que hizo la Escuela Argentina fue ampliarlo según las necesidades propias de la población estudiantil”.
Me dice que así como Estados Unidos tiene una mente abierta hacia todas las comunidades del mundo, la Escuela Argentina también tiene esta capacidad y la posibilidad de abrirse hacia todas las comunidades. “Abarcamos a todas las comunidades. Por ello la escuela se tuvo que adaptar, ampliándose. Porque el Ministerio exige el cumplimiento del programa, pero así como no permite reducirlo, no permite eliminar contenidos, tampoco limita su alcance, no impide ampliar contenidos, y lo que hemos hecho fue ir ampliando, por ejemplo, en datos históricos, si estamos estudiando la Independencia, no nos limitamos a solamente la independencia argentina, sino que extendemos al conocimiento de la independencia de otros países, hacemos conexión de próceres, estudiamos, por ejemplo, a Simón  Bolívar, desde Venezuela, y vamos observando su conexión con Argentina, pero también con los otros países de Sudamérica”. Llevada por su emoción, me dice que “Por eso yo defino a esta escuela como Una ventana al mundo. Una ventana a  América Latina y Europa, porque pese a que a Europa lo ven en el contenido de historia de la escuela americana,  la visión es otra, es desde otra dinámica cultural. Es hacerles pensar que mientras en Europa se estaba dando la Primera Y Segunda Guerra Mundial… ¿qué estaba pasando en América? ¿Qué pasaba en Argentina y en los países receptores de inmigrantes, con sus necesidades?” Y para ese tipo de ampliación del contenido educativo tuvieron que desarrollar material complementario, cuadernillos que incorporen próceres y hechos históricos, material que en Argentina no existe.  “Nuestros maestros, al ser argentinos, tienen la capacidad de poder hacer esa conexión de conceptos. Es una experiencia riquísima, no solo para los chicos, sino para nosotros los maestros”.

El ritmo de trabajo es intenso, enfocado, con una concentración tanto de alumnos como de maestros que se ve a simple vista. Sumamente profesional. Y es así que se hace imposible no entrar en comparaciones. Aquí no existen huelgas, paros, ni piquetes. Pero aquí también, como en nuestra Argentina, los docentes viven con pasión su vocación, porque si de algo estamos seguros, es que la docencia se lleva en la sangre.

Un método propio y eficaz
Todos los libros vienen de Argentina, sin ningún tipo de ayuda financiera gubernamental. Me comenta que en la sala de 4 años utilizan el mismo material que se usa en Argentina, pero que en sala de 5 la cosa cambia. “Tenemos que afirmar que los chicos trabajen bien con el lápiz, en preparación para que de Primer Grado salgan leyendo y escribiendo. En este kinder empiezan a escribir sus nombres, y a aprender las vocales, pero ahí está la diferencia con el jardín de Argentina, porque ahí es donde empieza la inserción de la lengua castellana en niños cuya primera lengua es el inglés, y aquí aprendemos las vocales como “a, e, i, o, u”  (en español), y la mayoría de las consonantes, pero para eso hay que enseñarles a hacer transición idiomática, y no había material que pudiera cubrir esa necesidad. Por eso, el material que utilizan en sala de 5 y en Primer Grado, nos informa Palare, es material desarrollado especialmente por las maestras de la Escuela de acuerdo a la experiencia ganada en todos estos años, para que los chicos se inserten a desarrollar el vocabulario, la lengua oral y la lengua escrita. “Ya después”, continúa, “a partir de Segundo grado toda la escuela usa los mismos libros que se usan en Argentina (Manual Bonaerense). Por lo mismo, la escuela cuenta con asistentes permanentes en sala de 4, de 5 y Primer Grado, para hacer un trabajo más individualizado, porque esos grados son los pilares del resto de los grados siguientes”.   

Le preguntamos cómo es el proceso de incorporación de niños que no empezaron en las primeras salas, que quieren empezar LEALA pero son más grandecitos. “A todo estudiante nuevo le hacemos una evaluación,” dice Palare. “Buscamos evaluar a través de una especie de juego la edad cronológica y educativa y el vocabulario. Los chicos que llegan a la escuela usualmente no van acorde a su edad cronológica. Generalmente, por la evaluación, van a un grado más alto o uno más bajo, todo por el tema de la inserción idiomática. El chico tiene que sentirse cómodo”.

Me invitan a presenciar el acto de apertura, en el que una alumna de quinto año expresa en pocas palabras, muy argentinas, su admiración y la importancia que han tenido las maestras de la escuela a lo largo de su educación. Menciona que ella también quería quedarse a dormir los sábados por la mañana, pero que pronto el sacrificio fue superado por el interés y los nuevos amigos.  
En un momento se nos hace necesario refrescar un poco la historia de la educación en la República Argentina, que en los comienzos del proceso de poblamiento nacional estuvo centrada en la escolaridad primaria a cargo de las órdenes religiosas (franciscanos, dominicos y más tarde, jesuitas) y basada exclusivamente en la evangelización y en el uso del idioma español de carácter obligatorio. Aunque no existen registros se atribuye a la época de la gobernación de Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) el establecimiento de las primeras escuelas en el actual territorio argentino. En 1609 concurrían a estas escuelas unos 150 alumnos.
Estando presente aquí, es esta escuela, se hace curioso el dato de que el presidente Domingo F. Sarmiento, en el siglo XIX, aparte de construir escuelas y bibliotecas en todo el país y de terminar su mandato duplicando la inscripción de alumnos, fue quien tuvo la idea de fomentar la inmigración y traer educadores estadounidenses y europeos que formaron a los primeros maestros de la época. Fue así que entre 1874 y 1921 se graduaron un total de 3130 maestros, de los cuales solo 504 eran varones, creando así un estereotipo de género que se ha consolidado aún en pleno siglo XXI.  
Docente nata si las hay, Isabel emana esa intensidad de amor por la cultura y esa vocación indomable por transmitirla. Se enorgullece de cada alumno de jardín, primaria y secundaria, a los que conoce por su nombre, y de cada uno de los cuales me cuenta una breve anécdota.
LEALA es una gran familia argentina, formada no solo por niños ligados a nuestro país, sino por niños cuyos padres (norte, centro y sudamericanos, e incluso asiáticos) han hecho la elección de darles a sus hijos una cultura amplificada, profesional y reconocida, con el propósito de formar a sus hijos para ser protagonistas de sus historias con inteligencia sensible, práctica y rica en emociones que les permita estar conectados no solo con el mundo cotidiano, sino, en un futuro no muy lejano, con el mundo profesional y de negocios exterior, ese al que se podrán enfrentar solo hombres y mujeres bien preparados.  ¤

La Escuela Argentina de Los Angeles se encuentra ubicada en
806 W Adams Blvd., Los Angeles, CA 90007.  www.leala.org  
Por consultas e inscripciones comunicarse al (562) 946-3076 o por email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Rectora: Isabel Palare  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Secretaria: María D'Aloia  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tapa # 175

 

 

Save

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Si las elecciones legislativas de octubre fueran hoy, ¿por quién votaría?
  • Editorial • Agosto 2017

    Editorial

    Se presenta frente a las cámaras como un Charles Manson villero, asegura que no le tiene miedo a nada, que vive de la cabeza por tanta droga, que tiene más experiencia que todos los canas del barrio y que ya ha matado a un transa mientras que a otro que lo quiso pasar con la guita le metió un balazo en el cuello que le entró por un lado y le salió por el otro. Es el relato de un sicario, de un tipo ya jugado que sabe que cada paso en su vida es cuestión de matar o que te maten, de aquel que solo reacciona por instinto porque su capacidad de razonar ha quedado adormecida por la droga, o los golpes, o la desnutrición, o todo eso junto. Pero al Polaquito, el argentino que de la noche a la mañana se transformó en el delincuente más famoso del país, no le dan los números para ser todo lo que dice ser. No le dan los números de su altura, de su edad, de su lista oficial de víctimas... Triste mezcla de pitufo y Scarface, a los 11 años, o 12, quién sabe, el Polaquito es el nuevo paradigma del pibe chorro del conurbano bonaerense, porque ahora vienen cada vez más jovencitos, cada vez más niños. Uno lo imagina con un arma en la mano y supone que el peso del metal le doblaría los dedos, o disparando y cerrando los ojos al mismo tiempo como reacción al ruido. No sería impensado verlo fumando paco en el patio trasero de su casilla de chapa y cartón mientras juega a los soldados con dos o tres muñequitos roñosos que encontró o robó por ahí.

    Leer más...
18 Septiembre 2017
16 Septiembre 2017

Tapa # 210

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Juan José Orlandoni

    Juan OrlandoniNombre:
    Juan José Orlandoni

    Lugar de residencia:
    Granada Hills, California

    Háblenos de su negocio/profesión:
    The Gauchos, asador profesional. Ofrecemos servicios de parrilladas argentinas a domicilio, incluyendo shows de cantores y guitarreros.

    Leer más...  
  • Danny Pardo

    Danny Pardo

    Lugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión  
    Hace 12 años que soy actor y antes fui empresario por 14 años. Arranqué mi carrera en Miami en el 2003 y desde entonces he sido lo que se conoce como un “working actor” por suerte. He tenido la oportunidad de trabajar con grandes nombres y celebridades de la TV y cine norteamericano, tanto en series de TV como en películas independientes, comerciales de TV y radio, películas animadas de Disney, videojuegos,  etc.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Alyssa Giannetti. Una arquera diferente

    alyssa

    La carrera futbolística de Alyssa Giannetti, una joven de sangre argentina, podría despegar en cuestión de meses. Siendo este su último año en la escuela secundaria,  Giannetti es una de las decenas de jugadoras que intentarán ser aceptadas en la liga femenina profesional de los Estados Unidos a partir del mes de enero.

    Leer más...  
  • En polo manda Argentina

    Los Cuatro Fantásticos junto a Rodney Fragodt, dueño de CPC

    Equipo blanquiceleste gana torneo local
    En fútbol, pasión de multitudes, la Selección Argentina anda de mal en peor y luchando para clasificarse para el próximo mundial. Sin embargo, en polo, pasión de... bueno, no muchos, se destaca una buena noticia para nuestra comunidad local.

    Leer más...  

Recetas

  • Cremona de grasa

    Cremona de grasa

    Ingredientes
    Masa
    • 1 kilo de harina 0000
    • 50 gr de levadura
    • 30 gr de sal
    • 20 gr de azúcar
    • 450 cc de agua

    Leer más...  
  • Mermelada de naranja casera

    Mermelada de naranja

    Ingredientes
    • 4 Naranjas
    • 400 Gramos de Azúcar
    • 1 Limón (jugo)
    • 1 Vaso de Agua

    Preparación:
    Pelar las naranjas, quitándoles muy bien la parte blanca. Cortarlas en cubos. Reservar.

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda Urbana: La que se murió de amor

    La que se murió de amor

    Este mito tiene raíces en la historia del país. Cuenta la tradición que cuando la joven Felicitas Guerrero se casó en 1862 con Martín de Álzaga, un hombre mayor y acaudalado, era una de las mujeres más bellas de la sociedad porteña. Al año siguiente de la boda y tras perder a su único hijo, Felicitas quedó viuda con apenas 26 años. Leer más...  

  • La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    Existen varias leyendas populares acerca del origen de las pasionarias. Una de ellas cuenta que Mburucuyá (también «Mburukujá») era una muchacha española que se había enamorado de un aborigen guaraní, con quien se veía a escondidas. Mburukujá no era su nombre cristiano, sino el tierno apodo que le había dado su enamorado. El padre de la muchacha, un militar, jamás hubiese aceptado esa relación con un hereje enemigo y, por otro lado, ya había decidido que su hija debía casarse con un joven capitán español. Al enterarse de la relación de su hija, decidió asesinar al muchacho guaraní. Mburucuyá, presa del dolor, se hundió en el corazón una flecha de plumas, la cual quedó sobre su pecho como una flor y cayó sobre el cuerpo de su amado muerto. Tiempo después, en ese trágico sitio nació una planta nunca vista hasta entonces, la cual fue denominada mburucuyá.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga